martes, 17 de febrero de 2009

El amor y Jaime Sabines

AMOR MÍO, MI AMOR, AMOR HALLADO...

Amor mío, mi amor, amor hallado

de pronto en la ostra de la muerte.

Quiero comer contigo, estar, amar contigo,

quiero tocarte, verte.
.


Me lo digo, lo dicen en mi cuerpo

los hilos de mi sangre acostumbrada,

lo dice este dolor y mis zapatos

y mi boca y mi almohada.

.
Te quiero, amor, amor
absurdamente,

tontamente, perdido, iluminado,

soñando rosas e inventando estrellas

y diciéndote adiós yendo a tu lado.
.


Te quiero desde el poste de la esquina,

desde la alfombra de ese cuarto a solas,

en las sábanas tibias de tu cuerpo

donde se duerme un agua de amapolas.

.
Cabellera del aire desvelado,


río de noche, platanar oscuro,

colmena ciega, amor desenterrado,

.
voy a seguir tus pasos hacia arriba,


de tus pies a tu muslo y tu costado.



Aquí va la primera entrada:

En primer lugar le doy la bienvenida a todos mis chicos y chicas lindos de Informática C. Gracias por respaldar la iniciativa.

Ahora la tarea:

1. Deben buscar exactamente a qué historia mitológica corresponde la imagen allí colocada.

2. Sería maravilloso que alguno integrara esta historia (la del cuadro) como entrada en el blog (lleva nota, pero me avisan para que no todos lo hagan)

3. Deben dejar sus comentarios relacionados con el poema, sólo al poema: qué les pareció? se sienten identificados? conocen a un poeta que trate el amor de esa manera? y lo presentan en una entrada.

4. Recuerden que pueden subir todo lo que quieran mientras esté relacionado con el amor y el desamor.

5. Información y más poemas de este maravilloso mexicano:

http://amediavoz.com/sabines.htm#AMOR%20MIO,%20MI%20AMOR

6 comentarios:

Informática C dijo...

Niños estoy esperando sus comentarios.

Henry dijo...

Hi..! es Henry!

La Imagen se llama Eros y Psique, unas de los mitos de la antigüedad mas bellos, que quepa escuchar:

En una ciudad de Grecia había un rey y una reina que tenían tres hijas. Las dos primeras eran hermosas. Para ensalzar la belleza de la tercera, llamada Psique (en griego significa alma), no es posible hallar palabras en el lenguaje humano. Tan hermosa era que sus conciudadanos, y un buen número de extranjeros, acudían a admirarla. Incluso dieron en compararla a la propia Afrodita, la diosa al darse cuenta que sus templos estaban vacíos por que la gente prefería rendirle honores a la maravillosa Psique, encargó a su hijo Eros : "Haz que Psique se inflame de amor por el más horrendo de los monstruos" y, dicho esto, se sumergió en el mar con su cortejo de nereides y delfines.

Al tiempo después las dos hijas mayores contrajeron matrimonio y al ver que la menor no tenía pretendientes, su padre consultó al oráculo, escuchando con espanto como éste le ordenaba que vistiese a su hija con la mejor de las galas nupciales y la dejara en la cima de la montaña abandonada a su suerte, por que el destino había predestinado a la joven como goce de un horrible moustro de una ferocidad extraordinaria.

Sobre un lecho de roca quedó muerta de miedo Psique, en lo alto del monte, mientras el fúnebre cortejo nupcial se retiraba. En estas que se levantó un viento, se la llevó en volandas y la depositó suavemente en un pradera cuajada en flor. Tras el estupor inicial Psique se adormeció. Al despertar, la joven vio junto al prado una fuente, y más allá un palacio. Sirvientes invisibles acompañaron a la joven, que no podía dar créditos a sus ojos.

¿ Donde estoy? preguntó perpleja la dulce doncella al no distinguir a nadie ni en los jardines ni en las salas del palacio.

"Donde serás amada y tus deseos se verán satisfechos", murmuró una voz a su oído.

Y en efecto: como al conjuro de su capricho, resonaban música, se le ofrecían vestidos, joyas y banquetes. Legada la noche, acudió el misterioso esposo a ejercer los deberes conyugales.

Pasaron los días por la soledad de Psique, y con ellos sus noches de placer. En una ocasión su desconocido marido le advirtió: "Psique, tus hermanas querrán perderte y acabar con nuestra dicha". "Mas añoro mucho su compañía dijo ella entre sollozos. Te amo apasionadamente, pero querría ver de nuevo a los de mi sangre". "Sea ", contestó el marido, y al amanecer se escurrrió una vez más de entre sus brazos. De día aparecieron junto a palacio sus hermanas y le preguntaron, envidiosas, quién era su rico marido. Ella titubeó, dijo que un apuesto joven que ese día andaba de caza y, para callar su curiosidad, las colmó de joyas. Poco antes de que anocheciera, Psique tranquilizó a sus hermanas y las despidió hasta otra ocasión.

JACN dijo...

hola soy jhoel ó JACNietons



Sobre la imagen colocada en el poema “AMOR MÍO, MI AMOR, AMOR HALLADO”,
Es:
Psique y el Amor
Cupido es, en la mitología romana, el hijo de Venus, diosa del Amor. El pintor François Gérard evocó, en una obra realizada al comienzo de su carrera, Psique y el Amor, llamada también Psique recibe el primer beso del Amor (1798, óleo sobre lienzo, 186×132 cm, Museo del Louvre, París), el amor del joven dios por la hermosa Psique, idilio narrado por el escritor latino Apuleyo en Las metamorfosis (o El asno de oro).

“Ahora En relación con el poema “AMOR MÍO, MI AMOR, AMOR HALLADO”, pienso que es un tipo de agonía que siente el por estar con ella, pues se nota que a luchado muy duro por ese amor, y se siente un poco confundido y eso lo podemos notar en los párrafos 2 y 3 del poema. También este poema suena un poco contradictorio aunque no lo sea”. JACNietons.

hector airas dijo...

hola es hector .....

Este relato mitológico me conquistó hace mucho tiempo, cuando leí "El asno de oro" de Apuleyo. Dentro de él se inserta la historia de Eros: el amor, y Psique: la simbolización del destino, del alma humana dividida por la atracción opuesta que sobre ella ejercen el amor divino y el terrenal. Hoy me ha parecido el día perfecto para rescatarlo y compartirlo con vosotros... [La imagen (una de mis obras de arte preferidas)se titula "Eros y Psickhé" y pertenece a una escultura de Antonio Cánovas]

Psique, hija del rey, era de una belleza tan perfecta que despertó inmediatamente los celos de Afrodita, con quien se la comparaba. La diosa, irritada de ver como sus altares iban quedando desiertos, encargó a su hijo Eros, el Amor, que la vengara. Mientras que sus hermanas estaban ya casadas, Psique permanecía virgen, relegada a pesar de su belleza. Su padre, que ya desesperaba de casarla y sospechaba alguna maldición celeste, fue a consultar al oráculo de Apolo, que así le habló:

"Ve a la cuma del monte, oh rey, y sobre una roca abandona a tu hija cuidadosamente dispuesta y engalanada para unas nupcias fúnebres. No esperes un yerno nacido de la raza humana, sino un monstruo cruel, feroz y serpentino..."

Los padres de Psique obedecieron al oráculo. Pero cuando la joven eseraba la aparición del monstruo que el destino le tenía reservado como esposo, un dulce céfiro la transportó hasta un valle donde quedó dormida. Al despertar se encontró ante un palacio encantado en el que se fue adentrando, guiada por voces incorpóreas, para no descubrir sino belleza y opulencia. Al llegar la noche, Psique notó cerca de ella la presencia del marido que le había anunciado el oráculo. Psique no podía verlo, pero no parecía tan monstruoso como temía y se entregó a él. Con las primeras luces del día, su esposo desapareció.
El tiempo pasaba y Psique vivía dichosa en aquel palacio, pero echaba de menos a su familia. Pidió por tanto a su esposo que le permitiera ver a sus hermanas. Este terminó aceptándolo, haciéndole prometer que nunca intentaría verle el rostro. Pero las hermanas de Psique, celosas de su felicidad, hicieron nacer la duda en su corazón, afirmando que su esposo era un monstruo, ya que se negaba a mostrarse, y la convencieron para que desvelase su secreto.
Psique se deja confundir por sus hermanas y por la noche alumbra a Cupido mientras duerme con ánimo de matarle. La joven queda completamente enamorada de su belleza y cae ciegamente bajo el efecto de sus flechas. Pero Cupido se despierta herido por el aceite de la lámpara e, incapaz de castigarla directamente, la condena a su ausencia.
Psique iniciará entonces un largo peregrinar en busca de su esposo, que se había refugiado en el palacio de su madre Afrodita y le había revelado el origen de la quemadura. La diosa se lanzó inmediatamente tras los pasos de Psique para vengarse. Después de apoderarse de ella, la hizo azotar y le impuso cuatro pruebas, aparentemente imposibles de realizar, que después de muchas calamidades Psique logró finalmente llevar a término. De los Infiernos, donde la había conducido su última prueba, Psique trajo consigo una caja que su curiosidad le impulsó a abrir, cayendo inmediatamente en un sueño mortal. Pero Eros, enamorado de ella, la encontró y consiguió despertarla, obteniendo de Zeus que les uniera en legítimo matrimonio.
Dicen, que Psique sólo fue feliz mientras se abstuvo de profundizar, llevada por una curiosidad inquieta, en las causas y la naturaleza de su felicidad: pues el conocimiento es fuente de dolor...

Informática C dijo...

Buenas aportaciones pero Héctor si se la vas a tomar a alguien al menos debes ponerlas con tus propias palabras porque que yo sepa tú español no eres. Un beso a todos

H3N!?Y..!! dijo...

Que Injusticia!¡ Yo Le Escribo a Todos y Nadie Me Escribe A Mi!! :`-(...!!